“Durante mil años divinos mantuve los ojos cerrados hasta que de ellos cayeron lágrimas. Por orden mía, de esas lágrimas que cayeron de mis ojos nació el árbol de Rudraksha para el beneficio de todos”. Shiva en el Shiva Mahapurana

El nombre sánscrito se compone de las palabras Rudra (otro nombre para Shiva) y aksha («ojos»).

También conocido como «Los ojos del Lord Shiva».

Lord Shiva se sentó en meditación por el bienestar de la humanidad y lloró lágrimas de compasión. Las lágrimas cristalizaron cuando tocaron la tierra y se transformaron en Rudraksha.

Desde entonces, las Rudrakshas se consideran sagradas, ya que tienen un efecto sanador en quien las utiliza. El uso de semillas de Rudrakshas en los malas es reconocido en los Vedas y en la medicina Ayurveda para equilibrar la energía y proporcionar calma.

Su poder nos da compasión y amor, y deja atrás los límites creados por el hombre con sus religiones y nacionalidades.

Cada semilla de Rudraksha es perforada en la misma dirección en la que crece. Y de esta manera estan atadas al la mala, lo que permite que el prana – energía  fluya libremente cuando la Rudraksha está integrada en el mala.

Con el propósito de transmitir en lo que creo, y lo que me inspira y en lo Divino que tiene mito, leyenda e historia.
Adopto la misteriosa forma de la Rudraksha como isotipo de PranaYanaYoga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web.